Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación.

Al continuar navegando entendemos que aceptas su uso

Artículos

LA REGENERACION QUE PROPICIO LUIS ARAGONES TOCA A SU FIN

Categoría: El Análisis de Demetrio Publicado el 19 Junio 2014
Visto: 862

La incontestable eliminación de España en el Mundial de Brasil pide a gritos un cambio generacional, algo que la Selección ya vivió a mediados de la década pasada y que supuso el nacimiento de una generación inolvidable que ha dado un Mundial y dos Eurocopas. 

España ha quedado apeada del Mundial de Brasil a las primeras de cambios dejando un poco de decepción considerable habida cuenta el descalabro que la selección no vivía desde hace exactamente diez años, cuando los hombres entonces dirigidos por Iñaki Sáez no superaron la fase de grupos en la Eurocopa de Portugal. Tras aquella cita, se inició un cambio generacional dirigido por Luis Aragonés que se consagró en la Eurocopa Austria y Suiza en 2008, conquistando el título.

Ahora, tras la debacle del Mundial de Brasil España debe afrontar un nuevo cambio, reconocido por los propios jugadores, y aunque por el momento no se conoce si será Vicente del Bosque, aunque todo parece indicar que se retirará a los cuarteles de invierno, hay que tomar decisiones en clave Luis Aragonés para regenerar la deriva de una selección pasada de edad, cansada y desgastada.

La remodelación de la Selección no tendrá éxito si se pretende que se produzca de la noche a la mañana y de forma timorata. Tras el batacazo en 2004, España tuvo que tropezar de nuevo en el Mundial de Alemania 2006 antes de encontrar su identidad y plenitud. Además, el cambio en esta ocasión tiene que ser más profunda por que la edad media supera con creces la de los convocados en Portugal, habida cuenta que mientras en la Eurocopa de 2004 el único futbolista que superaba la treintena era Santi Cañizares, en Brasil son siete los jugadores con más de 30 años: Casillas, Reina, Xavi Alonso, Xavi, Iniesta, Torres y David Villa, que antes de viajar a Brasil tenía asumido que sería su última convocatoria.

En esa renovación, de la Eurocopa 2004 al Mundial de 2006, Luis Aragonés mantuvo a 11 futbolistas, llamando a 12 jugadores inéditos. Un relevo importante pero intentando mantener la esencia del grupo ya creado con anterioridad.

Luis Aragonés descubrió entre los futbolistas que venían de la Eurocopa a algunos jóvenes sobre los que sentar los pilares de la España del futuro: Casilla (23), Puyol (26), Xabi Alonso (22), Xavi (24) y Torres (20), que se convirtieron en la columna vertebral de la selección española, base sobre la que se construyó el equipo rodeándoles de veteranos y jóvenes que completasen un grupo equilibrado, dando el resultado conocido.

Del Bosque ha tenido la oportunidad de iniciar esa regeneración en competiciones como la pasada Copa Confederaciones, dando entrada a futbolistas de la selección Sub21 (campeona de Europa de la categoría). Sin embargo, solo Thiago, lesionado en Brasil, Koke y David Gea han llegado a la cita mundialista. Otros como Alberto Moreno o Isco, que debutaron en partidos anteriores Del Bosque no consideró que debiesen jugar en una gran cita.

Entre los jugadores que perdieron ante Francia en los octavos de final del Mundial de 2006, primer gran torneo de Luis, se encontraban futbolistas tan noveles como Sergio Ramos (19 años), Cesc Fábregas (18 años), Andrés Iniesta y Fernando Torres (22 años), y todos ellos tuvieron minutos importantes en la cita de Alemania.

Del Bosque, que medita su continuidad, tiene la oportunidad de remendar el error cometido ahora y comenzar a contar con jóvenes con talento porque además de los citados, nos encontramos con Carvajal, Íñigo Martínez, Illarramendi, Jesé Rodríguez o Gerard Deulofeu.

Del Bosque, o quien le sustituya, ha de tener tener los arrestos de coger la sartén por el mango y prescindir, aunque sea doloroso, de jugadores tales como Casilla, Xavi, Villa y algún otro, y propiciar esa revolución que el fracaso de Brasil 2014 está demandando.